jueves, 20 de agosto de 2015

El Verdadero Amor

>





El verdadero amor no es otra cosa 
que el deseo inevitable de ayudar 
al otro para que sea quien es.
Porque nadie puede saber por ti.
Nadie puede crecer por ti.
Nadie puede buscar por ti.
Nadie puede hacer por ti 

lo que tú mismo debes hacer.
La existencia no admite representantes.
La felicidad es la certeza de 

no sentirse perdido.
Sólo si me siento valioso 

por ser como soy, puedo aceptarme,
puedo ser auténtico, puedo ser verdadero.
No hay que morir por el otro, 

sino vivir para disfrutar juntos.
El verdadero buscador crece 

y aprende, y descubre
que siempre es el principal 

responsable de lo que sucede.
El amor es el regocijo 

por la sola existencia del otro.
No somos responsables 

de las emociones, pero sí de 
lo que hacemos con las emociones
Hacer el amor implica 

una conexión con el amor
que no se da todo el tiempo,
ni siquiera entre dos personas 

que se aman
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario